PURA ARTESANÍA


      Hemos comprobado a través de los años, que la Artesanía popular sigue estando ahí, sigue “vigente”. En unos casos, la técnica de un alto porcentaje de artesanos, se ha transmitido de generación a generación, mientras en el resto surje desde el interior, o tal vez de manera casual…, pero en todos ellos, la labor es la misma. El trabajo manual, tanto el proceso de creación como el resultado, sigue gustando a madres, padres, hijos, jóvenes, menos jóvenes… y es que el gusto por lo natural está en auge.

    

       Los antigüos oficios siguen estando presente en la actividad cotidiana de los pueblos de Andalucía, como en los de España en general. La piel, las fibras vegetales, la madera, los metales… son elementos naturales utilizados actualmente, como hace años, para la creación de diferentes objetos tradicionales.

Son tan atractivos a nuestra vista, que dichos materiales han causado sensación hasta en las más altas esferas de la moda.

     Quién no ha visitado un pueblo para pasar un fin de semana, y no ha podido evitar llevarse un souvenir artesanal como recuerdo, un pastel hecho por las monjas o una cesta que luego ha utilizado para llevar a la playa, o para salir en una tarde de verano.       Cuadros, mantones, pañuelos, bisutería en general, platos, muebles, forja de hierro…, productos artesanales que siempre nos han envuelto.

     Nos han envuelto tanto que han decorado los barrotes de los balcones de las casas de nuestros abuelos, las rejas de las ventanas y las farolas de sus calles. 

Incluso quizás han aparecido mantones guardardos en amplios armarios o recogidos en viejos baúles que llenaban parte de la habitación, de lo que antes eran casas o pisos inmensos con techos decorados con vigas vistas…, también laboriosos trabajos artesanales.

     Alacenas de madera en las que almacenaban los granos de café sin moler, en pequeños tarros de vidrio, pan recién hecho pero el de verdad, no el que venden ahora envasado o precocido, en la mayor parte de los grandes establecimientos.

     Y aquel banco realizado en madera tallada a saber por quién, artesano seguro, que aún hoy seguirá pululando en casa de algún familiar. Porque al fin y al cabo, lo bueno y bien hecho, dura siempre.

AlyDora.

 A continuación os aconsejamos el siguiente enlace:

http://www.juntadeandalucia.es/turismocomercioydeporte/export/sites/ctcd/archivos/publicaciones/3587.pdf

Deja un comentario

Archivado bajo AlyDora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s